Archivo para la categoría "02 Valle del Río Aragón"

Anecdotario Valle del Río Aragón   3 comments

ANECDOTARIO 2ª SALIDA:

Ricardo Badía

CHICLE DE LA EPOCA DE FELIPE II: Estaba yo mirando una de las ventanas que tenían en la ciudadela para defenderse y de repente veo algo raro. Lo miro bien y era un chicle pegado en la roca ahí, todo asqueroso, sin color y ¡sin na!, ¡buaf que asco! Me quitó el apetito, y eso que para quitarme el apetito a mi no hace falta cualquier cosa eh, ja, ja, ja …

¡¡LA IMAGINACIÓN DE LAURA MO ANDA SUELTA!!: Cuando estábamos viendo las reliquias de la Catedral, Laura Mo, tan feliz, se volvió e inesperadamente se llevó un escobillazo de una cosa parecida a un “botafumeiro” pero en pequeño. La laura, a eso lo ha denominado escobilla de WC de plata ja, ja, ja. Y gracias al Jorgtum acabó en su cara. La verdad es que yo que estaba viendo las demás cosas oía muchas risas y no sabia de qué se reían. Luego me lo contaron y me reí mucho, y es que la Laura Mo tiene una imaginación y el Jorge una puntería …

LA ILUMINADA: Luis, que anda para arriba y para abajo echando foticos, -a ver si supera su record de (512 fotos en 3 días record que hizo en la nieve de hace unos años) – captó una imagen escalofriante… ¡¡¡Laura La, la iluminada!!!, señalando, ¡¡¡ohhhh!!!!, seguro que si la llevamos al “Cuarto Milenio” se hace famosa, ja, ja, ja. Rindámosle todos culto a la gran LAURA LA, “¡¡¡LA ILUMINADA”!!!

MÚSICA EN LA CATEDRAL: En la Catedral subimos desde el coro hacia el Órgano y nos dejaron tocarlo, por cierto muy bonito, enorme, y fue una experiencia muy maja. Pero imaginaros la Catedral sonando como un piano tocado por mi (el burro delante pa que no se espante) o por Jorge, Mariano, las Lauras o Kevin. Ja, ja, ja, era para taparse los oídos o echarse a reír, bueno o a llorar, eso depende de como sea uno, xD. La verdad, nuestro órgano “desafinao” quedaba raro en la Catedral…

RESTAURANTE MARIANO,… HOY DE MENU…: Cuando paremos a comer, se supone que el bocata que habiamos comprado y nos íbamos a preparar todos con nuestras manitas, Mariano dijo – Yo hoy de comida “bocata de choricetas”, y de postre chuches! ¡¡Uy Mariano!!, qué buen menú te habías preparao, “pajaro”, ja, ja, ja, se suponía ke ibas a comer mortadela como todos…

KEVIN SE METE DONDE NO LE LLAMAN: Ja, ja, ja, Kevin, muy feliz, se metió tranquilamente en el baño de chicas del albergue y, de repente se armó algo de jaleillo!! Je, je, je. Kevin si es que te metes donde no te llaman!! y nunca mejor dicho je, je, je. Bueno yo no hablo más porque en la anécdota de abajo veréis que yo también visite ese baño y para una cosa un poco rara, ja, ja, ja…

AND EVAX DEL HUERTO: Estábamos Alberto, Laura Mo y yo en el baño de las chicas, (lo reconozco Kevin, yo también le hice alguna visitilla, ja, ja) Estábamos lavando lechugas, sí, sí, esos trabajillos chungos que no quiere hacer Luis y que nos los manda a nosotros, ja, ja. Si no os lo creéis mirar las fotos, ke os encontrareis a Laura deshojando lechugas en el lavabo, ja, ja, ja. Bueno, los tres estábamos meándonos de risa porque, imaginaros la situación, y en esto que Alberto va a tirar la lechuga chunga a la papelera y…, sólo había una papelera para compresas. La tira y digo: “Jo Alberto, la verá alguna y dirá: qué guarra es la gente, compresas con lechuga”, ja, ja, ja, y dice él : “Jo, pues como venga una ecologista dirá, “¡ahí va, tía! ¡pues claro!, ¡compresas con lechugas, es súper ecológico y súper económico, además estamos reciclando!. Yo me meaba, Laura lloraba y Alberto 3/4 de lo mismo. La compresa la hemos titulao AND EVAX DEL HUERTO, ja, ja, ja. Que sepáis que es ¡¡fina y segura!!

NIEVE Y MAS NIEVE: Sí, sí, la nieve es muy muy bonita, y blanca, y todo lo que queráis, pero aquel día nos hizo una jugada sucia. Subíamos en furgoneta por la pista hacia la montaña. Suponíamos que hasta 1.700m, pero tuvimos que parar a 1.300 por que había nieve. Si vieras la cara que se nos quedó a nosotros que íbamos en el coche tan felices cuando nos lo dijeron, ja, ja, ja, k raro k Luis no echara una foto…

LAS BOTAS DE LAURA MO: Las botas de Laura Mo no encontraron mejor momento para romperse que cuando estábamos subiendo la montaña. Pobrecilla laura, con todas las botas rotas, a subir por ahí. Menos mal que Luis y Alberto se las arreglaron como pudieron un par de veces. Supongo que ahora estarán en la basura desde hace días porque se quedaron destrozadas.

EL COCHE QUE NOS VENÍA A RECOGER: Como se nos hizo de noche, y la furgoneta la teníamos a 1.300, llamamos a unos amigos que tienen un 4X4 para que nos esperara mas alto, a unos 1.500 o así, de este modo nos quitábamos bastante camino. Yo llegué primero con el Luis, y cuando llegamos a donde el 4X4 nos dicen que esta atascao en la nieve!!! Nos montamos en la caja de carga de la parte de atrás, pero nada, necesitábamos más peso. Esperé tranquilo y calentico en el coche… Cuando llegaron todos no sé cómo hicimos para meternos todos en la caja de carga, pero nos metimos. Yo tenía encima a Mariano ¡que no es ninguna broma precisamente, que pesa lo suyo!, bueno, yo escachaba también por ahí a alguien. Nos agarremos como pudimos, y así, dándole caña, logramos sacarlo del montón de nieve que lo atascaba. Después, como no cabíamos todos dentro y teníamos que ir en un solo viaje, Mariano, Kevin y yo, que  fuimos los más listos, nos sentemos en el asiento de atrás, íbamos cómodos. Las Lauras, las dos delante, no sé cómo en un asiento que daban una risa que para qué. Los demás en la caja de carga y Alberto, (¡esto no se lo contéis a los maderos eh!), estaba por fuera del coche, agarrao no sé cómo al asa de la puerta y subido encima de un escalón, vamos que daba una risa, ja, ja, ja, ¡¡si se cae!! se hubiera pegao un piñazo d los wenos el tio xD.

Bueno así acaba este anecdotario.

Espero que os guste y os hayáis reído tanto como yo haciéndolo en mi casa, que me río mucho.

Para los implicaos en el anecdotario, deciros que os portéis bien conmigo, o sino el siguiente anecdotario os nombrará bastante, je, je, je.

Todavía no dejéis de leer porque ahora vienen los comentarios que agregan los demás, que suelen ser muy graciosos, y con anécdotas que yo me he dejado, je, je.

Publicado 26 abril, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Anécdotas

Ricardo hizo cima   1 comment

Ricardo siempre pasa penalidades pero sabe encontrar ese punto que da la satisfacción. Le damos carrete para que nos cuente la subida y su llegada a la cima de Punta Espata, 2.202 m.

SUBIDA A … PUNTA ESPATA

Ricardo Badía

La noche antes de la subida del Punta Espata yo ya dormí concienciado de lo que me iba a pasar, así que el madrugón no me pilló de sorpresa. Me desperté como pude, preparé todo y bajé a desayunar. Aunque me hubiera despertado seguía dormido y no os puedo contar nada del desayuno ¡porque ni me enteré!.

Después de desayunar nos montamos en la furgoneta y empezamos a subir por una pista forestal, al final de la cual nos bajaríamos y empezaríamos a subir montes. Pero Los Pirineos nos jugaron una mala pasada, ya que la pista forestal estaba con nieve y era un poco arriesgado subir hasta los 1.700 que era lo que nosotros queríamos. Así que, como buenos montañeros, no nos quedó más remedio que aceptarlo y bajarnos en los 1.300 metros, 400 metros por debajo de lo previsto y unos cuantos kilómetros más de recorrido.

Había pasado ya una hora desde que nos despertamos así que yo en realidad me desperté entonces. La gente que me conoce ya sabe que voy con el horario de Canarias, una hora más tarde.

Me tocó salir de la furgoneta, hacía frío, nos pusimos las raquetas, y ¡esta vez no nos costo una hora y media, solo nos costó media hora!, ¡qué adelantos!

Antes de seguir leyendo, piensa en algo, cualquier cosa que te pueda pasar en la montaña y ya veras como ese día a nosotros nos pasó, o eso, o algo parecido, porque en esta excursión ¡nos paso de todo!

Empezamos a andar, y pronto se nos paso el frío. Enseguida apareció el sol para arreglarnos la mañana. El camino de la pista forestal aparte de largo era bonito. Un camino blanco con pinos y abetos a los lados, muy típico de la Navidad y los Países Nórdicos, pero que yo nunca había visto.

Iba fijándome en todo lo que tenía a mi alrededor, había pinos. De repente me llegó un olor, un olor que hacía tiempo que no olía pero que conocía muy bien. Era el olor que recordaba de los campamentos cerca del Valle de Ordesa, a los que fuimos Laura La, Laura Mo, Mariano y yo cuando éramos pequeños. ¿Serían los pinos o alguna planta característica de los Pirineos? No lo sé, pero no se puede comparar con ningún ambientador ni ninguna colonia ni nada de eso, y no os estoy exagerando.

Por el camino vimos huellas de animales también vimos un tramo con muchas piedras sueltas donde había habido desprendimientos. Alberto y Luis nos contaron que a esta hora del día, cuando empieza a pegar el sol, hay muchos desprendimientos de piedras debido al deshielo. Nos quedemos callados y escuchando. Pudimos ver caer varias piedras. La verdad, fue muy interesante.

Seguimos la marcha y mientras andábamos íbamos comentando cosas con muy buen ánimo, pasamos un buen ratillo. Llegamos más arriba y tuvimos que dejar la pista para adentrarnos en un bosque. Este bosque ya no era de pinos normales, sino de abetos y pino negro. La pendiente se acentuó bastante y había bastante más nieve, la marcha era más complicada. Yo empecé a cansarme bastante. Había que andar clavando las raquetas con fuerza, técnica que yo odio y se me da fatal. Así que me caí varias veces. Estuve un buen rato atascado en la nieve, daba un paso y me resbalaba, y volvía a caer en el mismo lugar. Gracias a Luis y a Fabio pude salir de ahí, que sino aún estaría atascado en ese mismo sitio.

Salí del bosquecito cansadísimo y con muy poco animo, y les decía: “por favor vamos a parar a almorzar ya”. Y como todo el mundo sabe que yo mando jajaja,  pues paramos ahí mismo. Casualmente había trozos sin nieve, así que esta vez mi culo no sufrió demasiado. Le arreglaron las botas a Laura Mo, que se le habían roto. Yo comí y recuperé fuerzas, pero la verdad, estaba nervioso y preocupado por cómo sería lo que nos quedaba de subida ya que se supone que esa zona donde estábamos ahora, era donde teniamos que haber empezado la excursión, y ya llevábamos una buena caminata a nuestras espaldas.

Bueno, aquí es donde empieza la parte de montañismo. Empecé a subir con Fabio pero parabamos bastante, cada 3 o 4 pasos porque había mucha pendiente. Y claro, no podía seguir así. Fabio y Luis me dijeron que el cansancio no era para tanto y que si me paraba me cansaría más, que lo que tenía que hacer era seguir una marcha con ritmo continuado. Entonces me hicieron ver que lo de el cansancio era secundario y que si seguía a un ritmo de marcha continua iba a llegar hasta donde quisiera. Tanto me lo tome en serio que a partir de entonces lo vi todo de otra manera. Lo miré desde otro punto de vista, me amueblé la cabeza. Fabio subió para arriba y yo me quede con Luis, empezamos a dar pasos más cortos pero continuos. Me decía que me metiera en la marcha, y es lo que hice. Me quedé como hipnotizado . Paso que daba Luis, paso que daba yo. ¡¡¡Funcionaba!!! No me cansaba y cuando me quise dar cuenta ya iba por 1.900 metros. Los demás hicieron lo mismo y nos fue bastante mejor que en el bosquecillo de abajo. Entonces llegamos al Collado Bacún a 2.041 m. Giramos hacia, ejemmmm, hacia… ¡la derecha! no, no ¡¡la izquierda!! Bueno y por la izquierda, y más de lo mismo, más nieve, más cuesta. Yo no quería ni parar porque si te paras te cansas más y es verdad, así que parando poco lleguamos a un lugar con muchas piedras y sin nieve. La nieve se había caído al precipicio.

Empecé a subir como pude con Luis por las piedras aquellas y después con Fabio. Llegamos a un sitio que estaba regular y Fabio me dijo: “-Voy yo primero, y si veo que está bien te subo, sino nos bajamos”. Subió, no tardó ni tres minutos. Al bajar me dijo: “-Ricardo, tú puedes subir pero es que yo solo no me atrevo a subirte”. Cuando nos íbamos a ir, y pensaba que ya no iba a subir, aparecieron Miguel y Marisa, y entre los tres me llevaron hasta la cima. ¡¡¡Cómo les agradezco la ayuda!!!

La cima es pequeña. Yo le encontraba similitud con los montes que hay en el pueblo de mi madre, pero todo allí era más a lo bestia y mucho más grande, pero la forma era la misma. Las vistas eran muy bonitas, se veían un montón de montañas más. Nos echamos unas foticos. Después bajé como pude por aquellas las piedras y llegamos a comer con todos. Habíamos preparado una ensalada de pasta y también pechugas, que se nos volvieron a quemar un poco. Ya se sabe que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Saqué mi ensalada de pasta y Kevin y yo empecemos a comer como locos. Sólo había un tenedor y Kevin y yo comíamos a turnos, jajaja, pero yo me los saltaba de vez en cuando porque tenía mucha hambre. Esta vez no se nos heló la comida porque hacía hasta calor y pudimos comer en mejores condiciones porque aquí tampoco había nieve aunque había piedras ¡¡que se me clavaban donde siempreee!!

Nos pusimos las raquetas y empezamos a bajar. La verdad, imponía respeto, íbamos muy cuesta abajo y ya se nos hacía tarde. Cuanto más quería correr más me caía y peor lo pasaba. Así que tuvimos que bajar despacio y se nos estaba haciendo de noche. El atardecer era muy bonito pero a mi me daba la sensación de una cuenta atrás y no quería quedarme por ahí arriba toda la noche. El sol se fue justo, justo, cuando íbamos por el sitio donde habíamos estado comiendo y todavía nos quedaba ¡¡¡¡EL BOSQUE!!!!

sin embargo, cuando lo atravesamos, la verdad, a mi se me hizo mucho más insignificante de lo duro que se me había hecho a la subida. No me quedé atascado en ningún lugar como antes. Por fin llegamos a la pista, encendimos las linternas y aquello parecía ya el final. Nada más lejos de la realidad! todavía quedaba mucho, mucho trayecto, toda la pista. Íbamos andando con las linternas. Luis y yo nos adelantamos al grupo. Ya había caído la noche pero teníamos luna llena y se veían los contornos de las montañas de las cercanías. Empezó a hacer más frió y me encontraba muy cansado.

Nos había pasado de todo, aunque la excursión también fue muy larga. ¿Quién me iba a decir a mi cuando estaba atascado en el bosque que iba a llegar hasta arriba y que nos iban a pasar tantas cosas? Aunque, la verdad, esta excursión ha sido una pasada porque ha sido como correr una auténtica aventura. Con sensaciones de todo tipo.

Recapacitando y hablando de todo lo que nos había pasado, Luis y yo llegamos hasta el 4×4 que nos esperaba bastante más arriba de donde habíamos dejado la furgoneta. Estaba a unos 1500 metros, nos quitó un buen trozo de caminar por pista. Pero cuando llegamos, ¡¡sorpresa, sorpresa!! El todoterreno estaba atascado en la nieve, entonces, cuando llegaron los demás, nos montamos todos en su caja de carga para hacer peso y que tocase suelo. Una vez montados y dándole caña como si fuese un balancín, pudimos sacarlo de ahí. Estuvo muy chulo, era divertido aunque Mariano casi me aplasta, jajaja.  ¡¡¡Lo conseguimos!!!

Empezamos el camino de bajada.

Éramos muchos para un solo coche, cogí sitio muy pronto Mariano, Kevin y yo íbamos muy bien sentados. Laura La y Laura Mo ellas sabrán cómo se sentaron las dos en el mismo asiento, creo que una encima de otra pero de una forma muy rara, daban una risa… Los demás, excepto Alberto que no cabía, se montaron atrás, en la caja. Alberto se agarró como pudo desde fuera a las barras del techo del coche (esto no se lo contéis a la guardia civil ¿eh? que nos meten un palo…) y como el coche tenía un escalón para subir, puso los pies ahí. Y así bajamos por los caminos llenos de nieve que habíamos recorrido por la mañana hasta llegar a la furgoneta. Una vez ahí llamamos con los móviles a casica, recogimos nuestras cosas de Villanúa y, de viaje de vuelta a Zaragoza, comentamos y evaluamos la excursión. Hablamos un poco de todo, y ya se sabe que en los viajes de vuelta en la furgoneta hay buen royo y se puede hablar de todo lo que nos a pasado.

PD: ¿A que nos pasó lo que pensasteis al principio?

Publicado 1 marzo, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Experiencias

Laura L en Punta Espata 2.202 m.   Leave a comment

Laura L sube por esas cuestas sin rechistar. El esfuerzo es difícil de justificar pero muchas veces compensa y dentro de nosotros lo sabemos. Ahora nos nos lo cuenta.

Laura Labat

Hola a todos!

K tal?

Pues nada, me toka kontaros komo fue para mí la subida al pekeño montecito d esta vez:

Nos levantamos a las seis y medía y, no se komo, bajamos a desayunar y a kontinuacion, fuimos a la furgoneta.

Tuvimos ke bajarnos antes d lo ke pensabamos porke la furgoneta no podía pasar ya ke había mucha nieve. Nos pusimos las raketas y kon un poko d lentitud, empezamos a andar por la pista. Después d un rato andando por terreno mas o menos liso, entramos en el boske, ke ya se nos hizo un poko mas dificilillo porke ya había una pronunciada kuestecita y al salir de allí paramos un rato a deskansar mientras komiamos algo y le arreglaban las botas a Laura porke se le habían roto las dos… jajajajaja.

Después d este deskanso seguimos kon nuestro kamino ya kuesta arriba kompletamente. Hablábamos para ke la subida se nos hiciese mas korta y la verdad es ke hacía bastante kalor.

Parecía ke no terminabamos nunka, no parabamos d andar y andar pero solo pensábamos en llegar para poder komer y deskansar un poko.

Ya no kedaba mucho para la cima y empezamos a subir por un trozo ke no había nieve, lo ke nos resulto un poko komplikado ya ke eran todo piedras y teniamos ke ir fijandonos mas ke nunka en los pies del d delante.

Komo ya no podíamos más, dejamos a Richar ke subiese a la cima y nosotros nos kedamos esperándolo, jejejejeje, komimos muy deprisa, verdad laura? y komenzamos la bajada.

A mi se me hizo inkluso korta, me lo pase muy bien aunke estaba kansadisima y solo pensaba en sentarme en la furgoneta.

A las ocho y medía konseguimos llegar hasta el koche ke nos esperaba, y lo mejor es ke después d todo tuvimos ke empujarlo porke se había kedao ataskao y luego tuvimos ke ir un poko amontonados… no dire nada al respekto, jejejejejejeje, y por fin, rekojimos nuestras kosas en el albergue y nos fuimos para kasaaaaaaaaaaaaaaaa!

Pues na tronkos, espero ke os guste mi estupenda y extensa redaccion.

Ta prontoooooooooo! xao!

Publicado 1 marzo, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Experiencias

Kevin en el Albergue de Villanúa   Leave a comment

Kevin pasó mucho calor en el Albergue de Villanúa. Además realizamos el taller de cartografía y de cocina. Aquí nos cuenta su experiencia.

Kevin O’Neil

Mi experiencia en el Abergue de Villanúa ha sido un poco mal. Habian cuarto camas y tuvimos que seperar en 2 grupos para cada habitacion. Los grupos eran: Mariano, Ricardo, Alberto y yo. Los otros eran Luis, Jorge y las dos Lauras. La comida no era tan bien o mala, mucho mejor la que nosotros hicimos con el taller de cocina.

El taller de mapas me gustó mucho pero se hace muy difícil.

En la noche pasé mucho calor. Tuvimos que abrir la ventana y casi nos enfriamos.

Publicado 1 marzo, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Experiencias

Laura M en la Estación de Canfranc   Leave a comment

A Laura M los trenes le ponen. Allí nos recibió Víctor López de la Coordinadora por la Reapertura del Canfranc. Laura nos relata la visita.

Laura Moya.

Ey gentecilla!!!

Q tal os va??? Wn pos aki os voy a contar nuestra visita a la estación de Canfranc.

Cuando terminamos de comer nos subimos en la fragoneta y nos fuimos camino hacia allí, donde nos esperaba Víctor López, exalcalde y representante de la Organización x la Reapertura. Víctor hizo de guía y nos contó muchas historias que habían sucedido desde su apertura en 1928 hasta su cierre en los años 70.

Y es que x esta estación han pasado muchas cosas.

El hecho de que tenga más población que Canfranc pueblo se debe a que en los años 40 se declaró un incendio que arrasó el pueblo y toda la gente emigró hacia el lugar donde se encontraba la estación (Arañones).

También, x ser un paso fronterizo, en la 2ª Guerra Mundial fue escenario del paso desde Francia a España de las riquezas que el ejercito alemán había quitado a otros países. De este contrabando se aprovecharon los llamados “maquis“, que eran republicanos que asaltaban y explosionaban los trenes que llevaban esa mercancía. También existía una especie de trueque entre los habitantes del pueblo y las tropas alemanas, que consistía en que los ciudadanos de Canfranc hacían pasar a los alemanes como habitantes para que se pudieran divertir en las juerguecillas nocturnas si a cambio les daban comida que provenía de los trenes franceses, y es que en esos momentos el alimento escaseaba ya que estaban sufriendo una posguerra.

Wn seguimos caminando y viendo el estado tan abandonado en que se encontraban la estación y sus vías. Y es que no me explico como después de tanta historia que ha surgido allí y, a pesar de las continuas manifestaciones x su reapertura, esta parece que no avanza. Dicen que la van a volver a abrir pero, ¿cuando? Y es que esto no solo representa la apertura de una gran estación, sino también ventajas económicas para la población de Canfranc y la comarca, sin olvidar tampoco la mejora de las redes de comunicación entre Francia y el Pirineo ARAGONES.

Ala ya podéis repartir esta redacción de panfleto x la reapertura, jeje!!!

Por último, gracias a las personas que compartieron con nosotros sus conocimientos, y… na más, besikosss pa tos y a pasarlo bien!!!

Publicado 1 marzo, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Experiencias

Mariano y La Catedral de Jaca   Leave a comment

Mariano se preparó la visita a la Catedral. Nos cuenta lo que le pareció y la visita guiada con Fernando y Jesús.

Mariano Salafranca

Hola de nuevo compadres soy yo el Ejeano.

En la anterior ocasión os hable de la subida a una montaña pero ahora paso a hablaros de la Catedral de Jaca (tierra del extremadamente heavy, Jorgtum).

Para empezar, antes de entrar, Fernando nos dió una figurica de la Catedral a cada uno para que nos hiciéramos idea de su planta, un detalle. Tocamos un trozo de la pared que hay en la columna de la entrada de la Catedral, muchismo desgastada por cierto, y el menda leyó un poco de lo que buscó en Internet acerca de la Catedral. Una vez dentro, vimos los distintos estilos que había (románico, barroco, gótico, etc.). Vimos un órgano y lo tocamos, estuvimos un buen rato dándole a la tecla.

Nos enseñaron ciertas zonas VIP en las que había diferentes tipos de sillas, reliquias, cálices, báculos y demás aparataje. Y bueno, no me enrollo más porque eso sería copiarse del “alagotaustano” Rixar.

Hasta pronto.

Publicado 1 marzo, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Experiencias

Ricardo y La Ciudadela de Jaca   Leave a comment

Ricardo nos relata la visita a La Ciudadela de Jaca, curioso bastión con pocos tiros en su historial.

Publicado 1 marzo, 2006 por nature11aragon en 02 Valle del Río Aragón, Experiencias